Categoría: Yo creo

Despedida

Y de pronto una noche caes en la cuenta de que aquello que te fascinaba por completo ahora te resulta extraño, que te sentís ajeno a un ambiente en el que solías moverte como en tu casa, que te abandonaron las ganas de someterte a ciertos usos y costumbres por un par de horas de efímera diversión.

Sigue leyendo

Dar

Hasta que duela. No lo que sobra, sino aquello a lo que te aferrás. Despertar de la frivolidad del día a día. Mirar alrededor con ojos de verdad. Agradecer por lo que se tiene sabiendo que otros no tienen la misma suerte o no han sabido aprovecharla. Sentir al menos un poco de compasión por el dolor ajeno. Ejercer el poder de uno, hacer la pequeña diferencia que para otros puede ser un mundo de diferencia. Despertar: las cosas están muy duras allá afuera, casi como nunca antes.

Es una obligación moral: ¿qué hiciste hoy para cambiar un poco el mundo?

Foto: fspugna

Afterglow

El cuerpo tembloroso, erizado. Humedad desbordada entre las piernas. Una agitación en el pecho, en los párpados, los últimos estertores de un oleaje indescriptible. La cercanía de otro cuerpo en un abrazo delicioso, un murmullo de palabras enredadas en labios trémulos. La huella física del intangible placer.

Luz en una forma sutil y particular.

(Unas pocas líneas acerca del afterglow, esa maravillosa palabra que denota el resplandor posterior al orgasmo, y que no tiene traducción al español).

Foto: laclaux

Cuenta

Amar no es gratis.

Ser capaz de amar tiene que ver con tus aprendizajes del pasado, con las heridas que se transforman en lecciones, con dolores que lentamente drenaron para reconvertirse en verdades que no debés olvidar.

Pasado, presente, futuro: una trilogía imposible de desarmar, imposible no ser hoy gracias a lo que se fue antes, y que ambos determinen lo que serás.

Los que amé y no me amaron; los que sí supieron cómo hacer feliz a la mujer que fui; los que no se animaron, los que se equivocaron, los que me lastimaron, los que me trataron con cuidado, los que me dejaron ir. Todos ellos fueron parte de la construcción de la mujer que soy hoy, ahora capaz de entender qué necesita para ser feliz, quién puede dárselo y quién definitivamente no.

Amar no es gratis: se paga cada día, a cuenta de lo que está por venir.

Foto: Infinite Winter Photography

#amolapaloma

1#
Acerca de la recolección de caracoles
Dícese de una actividad meramente marítima sin finalidad conocida más que acompañar el paso de las horas en una tarea que requiere un considerable esfuerzo de concentración, vista aguzada y cierto sentido estético.

Fundamentalmente practicada por niños y personas de mediana y avanzada edad, suele convocar un nutrido número de adeptos en localidades costeras, cargando en algunas ocasiones de elementos de depósito tales como bolsas, baldes, canastas o, en su defecto, bolsillos, pañuelos y/o gorros- aunque cualquier elemento que pueda albergar lo colectado es aceptable para tal fin.

Sigue leyendo

Japón

¿Estás satisfecho con tu vida?
¿Perdonaste a tus padres por sus errores?
¿Conocés bien a tus hermanos?
¿Tenés amigos verdaderos?
¿Hiciste al menos una locura inesperada alguna vez?
¿Te rompieron el corazón?
¿Nadaste desnudo en el mar?
¿Pasaste un finde entero en la cama con alguien que te enloqueciera?
¿Experimentaste con sustancias?
¿Tomaste decisiones equivocadas?
¿Viajaste lo suficiente?
¿Te enamoraste?
¿Visitaste ese lugar que siempre quisiste conocer?
¿Dijiste que no a tiempo?
¿Te tiraste de cabeza a algo sin pensar en lo que venía después?
¿Le dijiste a alguien todo lo que tenías que decirle para estar en paz?
¿Aprendiste a decir “te quiero”?
¿Te sentiste realmente libre?
¿Corriste riesgos?
¿Te divertiste?
¿Bailaste alguna vez hasta el cansancio?
¿Lloraste de alegría?
¿Tuviste un orgasmo?
¿Alguna vez te sentiste realmente vivo?

(Y si este fuera el último fin de semana de mi vida, ¿qué respondería a cada una de esas preguntas? ¿Con quién elegiría pasar esas últimas 48 horas? ¿Podría afirmar que le hice los honores a mi paso por este mundo? ¿Dejé una huella en alguien? ¿Fui todo lo que queria ser?)

(¿Y vos?)

Foto: laclaux

Mujeres

Nos encanta no estar a la moda y tener zapatos y carteras de hace cinco temporadas. No criticamos a otras mujeres que usan prendas que nosotras no nos animaríamos a usar: las aplaudimos. Nos acostamos con quien queremos y cuando queremos, ejerciendo el derecho inalienable del placer físico. Nos morimos por irnos de compras, porque nos divierte y porque nada es más estimulante que mirarte al espejo y sentirte hermosa en prendas buenas, bonitas y baratas. Queremos tener un compañero simplemente porque la vida de a dos es mucho, mucho mejor, pero eso no quiere decir que lo necesitemos como se necesita comer y dormir. Pensamos en traer hijos al mundo como la consecuencia de una construcción feliz de pareja, pero no como un mandato biológico-social asociado al género que nos tocó en suerte.

Sigue leyendo