Cosas que aprendí construyendo mi casa

casa nueva

Con los mitos populares te pueden pasar dos cosas: refutarlos o confirmarlos con la más absoluta de las certezas. Es de público conocimiento que mudarse es uno de los mayores causales de stress por el que puede atravesar un individuo (separación, muerte de ser querido y no tener trabajo son las otras). Estoy aquí para afirmar sin duda alguna que la combinación de obra+mudanza es capaz de sacar de eje al más centrado de los seres humanos: es un camino lleno de altibajos y desafíos, en el que sos incapaz de salir indemne. No importa que tan zen seas, o si hiciste con tu pareja un pacto de no agresión durante ese período crítico de la vida en común: lo cierto es que tarde o temprano, diversos factores construyen en tu psiquis una necesidad acuciante de que el proceso se termine y no ver a ningún albañil, pintor, parquetista y sus consecuencias secundarias, el polvillo y la mugre, nunca más en tu puta vida.

Sigue leyendo

Anuncios

#MDQ

IMG_20150919_151920666

2. Disfrutar. Tan fácil como: viajar en micro pero en asiento de a uno; el olor a mar; una pareja de señores mayores bailando enamoradísimos en el ya tradicional espectáculo de las escaleras de la Rambla; la foto número quinientos mil en tu vida de los lobos marinos; un galgo rescatado de pelo largo, corriendo por la playa y zambulléndose en el agua a buscar la botella que su humano le tiraba una y otra vez, incansables ambos, mientras la humana de ellos los miraba con amor; una pareja de teens chapando de cara al mar; amiga y amigo de ambos charlando, él claramente deslumbrado por ella, preciosa; una dupla de teens en la que ella le describe a él qué es un Starbucks (“muy yanqui” fue el final de su descripción); las casas de Mar del Plata que te cortan la respiración, recuerdo eterno de un pasado esplendoroso y lejano que no va a volver; los pies en el agua, la arena amarronada, tan amada, tan presente a lo largo de mi vida. Es así de fácil y yo me había olvidado.

Sigue leyendo

#Santiago

Santiago de Chile

Santiago de Chile es fresca, ágil, luminosa. Hay días de un sol prístino que ilumina la Cordillera inmensa, y sus nieves eternas resplandecen y se tornan plateadas o de un color rosa pastel según el humor del atardecer. La luna llena besa los bordes de las montañas y el cuadro es hipnótico, como un fondo de pantalla en un monitor HD. Hay otros días en los que un cielo gris plomo desdibuja las cimas a lo lejos; una bruma pálida sumerge a la ciudad en la fantasmagoría y se adivinan distantes las formas ondulantes de los cerros que la custodian.

Sigue leyendo

Volar

“Bienvenida a mi oficina” me dice. Estamos a 3.000 metros de altura, y el mundo debajo se ve como una alfombra emparchada de verde, amarillo y ocre. La laguna de Chascomús, a lo lejos, parece un espejo gigante. Ahí estamos, colgando en el aire como sin peso, planeando suavemente después de la adrenalina extrema de los 45 segundos en caída libre. Él en su salto número 2.000 y pico. Yo, cumpliendo mi largamente esperado sueño de tirarme en paracaídas.


Sigue leyendo

La banda de sonido de mi vida vol2

Escribiendo esta serie de posts recordé 1) Que lo primero que más me gusta sobre la música es escuchar música 2) Lo segundo, compartir música 3) Lo tercero, escribir sobre música. Y mi brevísima carrera como periodista de rock dice presente y me devuelve de cabeza a los albores del nuevo siglo. Y entonces todo este asunto de repasar los temas y las bandas que me acompañaron a lo largo de mi vida (*) cobra cada vez más sentido, no sólo como un gran ejercicio para el punto 2), sino especialmente porque es una especie de viaje en el tiempo que me ayuda a armar los rompecabezas de una vida que pasa muy rápido y de la cual no quiero dejar nada sin narrar. Ojalá disfruten del viaje tanto como yo.

Sigue leyendo

La banda de sonido de mi vida vol1

No concibo la vida sin música. Creo que ser afectado emocionalmente por una canción es una de las más logradas expresiones de humanidad. Otra persona a la que no conocés le puso ritmo y letra a un estado de ánimo, a un momento, a un recuerdo, a una época, a una relación. No puedo vivir sin música y mi memoria emocional se construye con canciones y bandas, atadas por un hilo conductor con lógica propia que ni yo sabría explicar.

Hace unos días me visitó una idea, nada original pero valiosa en su utilidad de documentar esas canciones que son la banda de sonido de mi vida: armé una playlist en Sportify a la que llamé “laclaux OST” porque aunque no lo sabía, ese listado siempre estuvo ahí y estoy segura de que cada uno de ustedes ha ido construyendo su propio original soundtrack a lo largo de la vida, con bandas y artistas de aquí, de allá, de todas partes; de ahora y de siempre.

 

 

Sigue leyendo

#Diálogos

-Me considero un hombre realista, pero, en términos filosóficos, soy lo que se llama un pesimista. Creo que la conciencia humana fue un paso en falso en la evolución. Nos hemos vuelto demasiado conscientes de nosotros mismos. La naturaleza creó un aspecto de ella separado de ella misma. Somos criaturas que no deberían existir por ley natural. Somos cosas que trabajan bajo la ilusión de tener un ser propio, esta acumulación de experiencias sensoriales y sentimientos programada con la total seguridad de que somos alguien, cuando, de hecho, nadie es nadie. Creo que lo honorable para las especies es denegar nuestra programación, dejar de reproducirnos, caminar de la mano hacia la extinción, una última noche hermanas y hermanos, excluyéndonos voluntariamente de un contrato injusto.

-¿Entonces para qué nos levantamos cada mañana?

-Me digo a mí mismo que para dar testimonio, pero la respuesta correcta es que estoy obviamente programado para ello, y que carezco de la capacidad de suicidarme.

Rust Cohle y Martin Hart, en la escena de True Detective S01E01 que capturó mi corazón y mi espíritu de forma inmediata. Primer capítulo y ya se perfila como un hit total.