Sabe

que no me es fácil dormir, que hay días en los que me cuesta horrores abrir los ojos.
de mi estado de ánimo a veces oscilante, de mis estallidos de indignación, de mi fragilidad.
cómo decirme las cosas para que yo las abrace, las aprehenda.
darme alivio con un par de palabras, hacerme reír a carcajadas, calmarme con su abrazo envolverte.
aceptar el hecho de que soy un poco terca, un poco aniñada, un poco inmadura, un poco caprichosa.
qué esperar esos días de exultante alegría en los que me llevo todo por delante a pura torpeza.
estar a mi lado cada vez que lo necesito sin que yo le diga nada más.
generarme olas de alegría con gestos pequeños que me conmueven.
leer cada uno de mis movimientos y adivinar lo que pienso sin preguntármelo.
que encontrarnos fue el giro inesperado en la dirección correcta que los dos siempre deseamos.

Seis meses de la más maravillosa historia.

Foto: Leo Reynolds

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s