Rodolfo

Actualización: Encontramos a la dueña de #Rodolfo!!!! #Rodolfo se llama en realidad Cachafaz, tiene 18 años, y su dueña se llama Matilda. Nos llamó hoy, domingo 22/07, a la mañana; recién ayer a la tarde habíamos podido pegar carteles por el barrio y Matilda los vio hoy. A la tarde se produjo el reencuentro. Pichicho y dueña felices! #novio y yo, también. Aprendimos muchas cosas en estos cinco días de darle asilo a Cachafaz. La más fuerte: la buena onda y la energía positiva de la gente ante la bondad. La bondad se multiplica. No se dejen engañar por los agoreros de siempre. ¡Se puede! No pierdan la fuerza por hacer la pequeña diferencia a diario, no existen las grandes revoluciones. Gracias a todos por compartir, comentar, acompañar, difundir esta historia que tuvo el mejor final para todos. ¡Salud!

Rodolfo es más bien feucho, medio rengo, ciego de un ojo, con una oreja caída y le faltan dos dedos de una patita. Lo vi a la distancia, desde el auto, cuando volvíamos anoche de cenar. Hay algo en los seres vivos (hombres o perros) que se hace notar cuando están solos. Rodolfo estaba solo en medio de un montón de gente, en la transitada esquina de Av. Monroe y 11 de septiembre. Fue un impulso bajarme del auto e ir tras él, aunque me llevó más de una cuadra y media de marcha alcanzarlo. Su collar rojo no tenía una chapita de contacto. Creo que con una sola mirada con #novio nos entendimos: esa noche ibamos a ser mucho más que dos.

Ya en casa, luego de su improvisado bautismo, se dedicó a oler su nuevo territorio, la estrecha cocina del dpto; nos olió alternativamente a #novio y a mí. Y entonces, luego de unos minutos de desconcierto, la magia: Rodolfo movió la cola, y se acurrucó torpe contra mis piernas. Ese perro me estaba diciendo “gracias”, yo lo sé. Se me estrujó un poco el corazón igual que ahora, cuando escribo estas palabras y él está acostado en una vieja manta con motivos del altiplano y no hace otra cosa que dormir y tomar agua. Es muy tranquilo y por sus costumbres es claro que vivió en un depto toda su vida.

Cientos de personas brindan cada día amor incondicional y una enorme dedicación para paliar el salvajismo absoluto con el que tratamos a los bichos (y humanos) en este país. Desde hace muchos meses sigo con atención lo que hace la gente de El campito el refugioPor las mascotas Berazateguenses, o Cecilia, una ex compañera de trabajo. Con comentarios, likes y shares apoyo y difundo lo que hacen. Ellos tres son sólo una muestra de las entidades e individuos que dedican su vida a esta tarea que me devuelve aunque sea un poco la perdida fe en  la humanidad.

Pero, sin lugar a dudas, Federico -el buen corazón detrás de la fan page  Cascote, un perro macanudo, que cualquier amante de los animales no debería dejar de  visitar- ha sido quien más profundamente caló en mi ser en este ultimo tiempo. Este pibe, que trabaja y vive en un monoambiente en algún lugar de CABA, ya ha rescatado y encontrado una familia a cuatro perros abandonados a su suerte: Cascote, Roque, Pelusa y Bruma. Y ahora es el turno de Prana, una maltratada galgo que ha tenido la suerte de cruzarse con él.

¿Por qué no podría yo hacer lo mismo? Anoche llegué a mi límite de la posibilidad de seguir de largo. ¿Cuántas veces lo había hecho en el pasado? ¿Cuántas veces volví a casa pensando que tendría que haber parado, tendría que haber hecho algo con ese animal abandonado con el que acababa de cruzarme? Anoche Rodolfo y su renguera, Rodolfo y su energía de animal triste, solo, viejo y con frío me superó. Me superó en la mejor manera en que algo puede superarte: me llevó a actuar. A pasar del discurso a la praxis, de potencial a presente, de la próxima vez a esta vez, concreta, ahí, al alcance de mi mano.

Anoche me costó conciliar el sueño pensando en cómo vamos a arreglarnos durante el tiempo que nos lleve encontrar a sus dueños o un nuevo hogar, en este depto chico sin parque y que definitivamente no es el mejor lugar para que un animalito viva; cómo vamos a acomodarnos teniendo en cuenta que #novio y yo trabajamos todo el día fuera de casa y que nunca estuvo en nuestros planes tener una mascota justamente porque cualquier bicho se merece una vida en un lugar más amplio y con compañía permanente.

Después, cuando Rodolfo se despierta de su siesta y me mira con esos ojos acuosos, y con con su andar torpe se me acerca y mueve su cola como de zorro y sonríe -sí, sonríe- porque andá a saber hace cuántos días que no tenia una mantita calentita para echarse, un humano que le rascara la cabeza, un plato de agua limpia, un tachito con comida decente, yo no me puedo preocupar más. Será lo que tenga que ser. Nos acomodaremos al nuevo huésped y haremos lo mejor para reencontrarlo con su familia o conseguirle una familia nueva que lo haga pasar con amor  los años que le queden de vida.

Y lo mejor: nadie podrá sacarme de encima esta sensacion que tengo, esta especie de tregua conmigo, dejate de joder un par de días con tu angustia existencial, Claudia, que eso que decís siempre –dejar el mundo mejor que como lo conociste– se hace así, con estas cosas chicas, con ese pequeño paso para una chica pero un gran salto para un animal. Porque pocas cosas pagan tanto en esta vida como los ojos de un perro viejo que te miran agradecidos, gracias, gracias por no pasar de largo, gracias por no avergonzarte de la única otra cosa que te diferencia de los animales además del lenguaje: la capacidad de sentir piedad por aquellos que sufren, sean humanos o perros.

Buscamos una casa para Rodolfo. ¿Alguien busca amor, compañía y lealtad por muchos años? Interesados: laclaux.alderete@gmail.com

Gracias por compartir este post 😉

Anuncios

  1. Sylvis

    sos una genia!!Ojalá Rodolfo encuentre esa familia que lo mime ,cuide y le dé mucho amor durante los años que le queden de vida!Voy a difundir tu historia y en una de esas quién te dice como con Cascote,Roque,Bruma y ahora Prana ,aparece esa familia ….Un abrazo!!

    Me gusta

  2. Valeria Ferreira

    Mucho me temo, Claudia, que no fuiste vos quien decidió sacar a Rodolfo de la indiferencia, todo lo contrario. Él te salvó a vos y a tu novio de la “modernidad de la vida cotidiana” y los eligió parta que “LO VEAN” entre tanta gente que pasaba indiferente. Desde ya comparto a Rodolfo que, en desacuerdo con tus primeras palabras hacia él, no es medio feo: es COMPLETAMENTE HERMOSO!

    Me gusta

  3. Valentina

    Hermoso hermoso, me hicíste llorar tanto, a mi se me ríen por el tema de la recuperación de animalitos pero veo que somos muchos, y cada vez más y por poquito que hagamos es un mundo entre todos…. Besos Claudia, estoy segura que Rodolfo pronto tendrá un hogar. Gracias Federico porque tu labor e inspiración se multiplica!!!! eso es MARAVILLOSO!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s