Final & principio

1#

Hace 24 años Maradona salía a la cancha contra Inglaterra en los cuartos de final de México ’86, para dibujar en ese campo mágico que es el Estadio Azteca el que se considera el mejor gol de toda la historia.

Arrancando en la mitad de cancha, Maradona dejó por el camino a Hoddle, Reid, Sansom, Butcher, Fenwick y al arquero Shilton, y marcó así el segundo gol para Argentina en ese match, sacando pasaje directo para la semi.

Fecha y hora del momento cumbre de Maradona y su carrera, y todo lo que vino después es conocido. El camino al infierno, dicen, es de una sola vía. Al menos así parece la mayor parte de las veces.

2#

¿Y hoy?

Hoy Palermo Hollywood, el Optimista del Gol, Palermo Maravilla, Palermo Increíble… Martin Palermo, el de los tres penales marrados, el de los goles con la rodilla, con el culo, con la oreja. La resiliencia hecha hombre, ¿una confirmación del poder del convencimiento?

24 años después, dos goles, dos hombres, un mismo concepto: en el banco, el ave fénix nacional, el tipo con la necrológica lista desde hace años; en la cancha, el desterrado, el capricho del 10. De uno decían sin pudor que no podía dirigir la Selección. Del otro, que no podía ya vestir la celeste y blanca. Y entre ellos, inasible, el trazo de eso que llaman destino.

Que la cosa no se acaba en la caída, que caerse puede ser una catapulta, que la lucha es siempre contra uno mismo y que no es la vida la que da revancha.

Hay que ir a buscarla y sacarsela a zapatazos, siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s