Daría

lo que sea para que su dolor fuera mío. Para que mis manos lo sanaran y no sólo ensayen un confort inexistente. Una prueba mucho más ardua que lo que esperábamos.

O de cómo el dolor nos une y nos hace más fuerte.
Vale lo que cuesta.

Foto: Marcos Fernandez Diaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s